30 mayo 2007

Madeleine

Seguimos sin olvidarte.

Benedicto XVI estrechó durante unos segundos la mano de los padres de Madeleine e intercambió algunas palabras con la madre, quien le entregó una foto de la pequeña para que la bendijese.

Queremos que esa bendición sirva para reblandecer el corazón de su secuestrador y que esto permita la devolución de Madeleine.
EN ESTOS CASOS PENA DE MUERTE O CADENA PERPETUA (perpetua: morir en la cárcel).

No hay comentarios: