26 diciembre 2010

Absuelto un conductor que duplicó la tasa de alcohol.

Otra sentencia absurda de un juez bebido.

No hay comentarios: